Desvelamos los misterios ocultos del Emulsionado serigráfico

Para una correcta insolación es imprescindible emulsionar la pantalla correctamente: con una capa de emulsión fina y uniforme
Hay muchas maneras y técnicas de hacerlo. Aquí os mostramos unos pasos básicos y fáciles para asegurar un buen emulsionado.
Debemos asegurarnos de que la pantalla está libre de polvo y grasa antes de emulsionar. En muchos casos es necesario limpiar la pantalla con agua y jabón antes de dar ningún paso. Hay que dejar secar completamente antes de aplicar la emulsión.Raedera, emulsionador, serigrafía, emulsionar, emulsionando, emulsión serigráficaPaso 1: Escoger una buena raedera: la herramienta que usamos para emuslionar se conoce con el nombre de raedera o emulsionador. Necesitamos buscar una raedera del tamaño adecuado para la pantalla (siempre debe ser unos centímetros más pequeña que el tamaño interno de la pantalla). Puede ser mucho más pequeña pero nunca debe ser más ancha que el tamaño interno.

Paso 2: Removemos la emulsión y vertemos una buena cantidad de la misma sobre la raedera o emulsionador. La emulsión debe cubrir al menos la mitad de la cavidad del emulsionador.
Paso 3:
Mientras sostenemos la pantalla con una mano, ponemos la pantalla en posición vertical y colocamos, con la otra mano, la raedera en contacto con la parte externa de la pantalla. Una vez colocado el filo sobre la pantalla, inclinamos la raedera (+/- 45% mirando hacia abajo) hasta que la emulsión (de una densidad melosa) toque la pantalla. La propia herramienta nos marca el ángulo como debe colocarse.
Raedera, emulsionador, serigrafía, angulo de emulsionado, emulsión
Paso 4:
En el momento que la emulsión toca la malla de la pantalla a lo largo de toda la raedera estamos preparados para emulsionar. Presionamos la raedera y subimos a lo largo de la malla siempre manteniendo la misma inclinación y velocidad (No es conveniente correr demasiado pero tampoco es bueno subir excesivamente lento).
Paso 5: Cuando lleguemos arriba de la malla, sin sobrepasarla, giramos la raedera hacia nosotros (+/- 45% mirando hacia arriba) hasta que deje de verter emulsión y podamos recoger el sobrante.
emulsionado, emulsión, fotosensible, raedera, serigrafía
Paso 6
: Si nos han quedado zonas de la pantalla sin emulsión, como los bordes laterales, podemos emulsionar estas zonas con una raedera muy pequeña o incluso con una tarjeta de plástico de canto romo. Este paso evita el uso excesivo de cintas adhesivas industriales.
Paso 7: Es imprescindible que la emulsión refleje una capa fina y uniforme. Sin han quedado restos o gruesos de emulsión, podemos eliminarlos con una espátula o una tarjeta de cantos romos. También podemos hacer pasar la misma raedera pero con la inclinación de +/- 45% mirando hacia arriba para recoger los excesos.
Paso 8: En este caso tan sólo hemos puesto emulsión por la cara exterior de la pantalla. Con una capa y para tirajes cortos, si la emulsión está bien colocada, es más que suficiente. Como mucho, podemos hacer una pasada por la parte interna pero con la raedera en posición +/- 45% mirando hacia arriba: esto recoge excesos y “empuja” la emulsión hacia la cara externa, la cara que tendrá contacto con el soporte.
Paso 9: Ayudándonos de una espátula, devolvemos todo el sobrante de emulsión al bote original. Recordamos la importancia de recoger al máximo el sobrante para evitar verter emulsión por el desagüe y reaprovechar material.
Paso 10: Dejaremos secar la pantalla en un lugar seco y oscuro y ya tendremos una pantalla de serigrafía emulsionada y lista para insolar!.

Los materiales usados han sido:
Pantalla de serigrafía
-Raedera de emulsionado
Emulsión Fotopolímera Murakami
El filo de la raedera o emulsionador estarán en contacto con la pantalla y es necesario que siempre esté limpio. Un resto de emulsión o una muesca en el filo nos provocarán líneas o diferencias de gruesos de emulsión en nuestra pantalla.

Recordamos que la emulsión es un material fotosensible y reactivo a la luz. El momento de más sensibilidad es cuando la emulsión está seca. Durante el proceso de emulsionado podemos trabajar con luz tenue pero aún así debemos proteger la emulsión lo máximo posible; cerrando el bote de emulsión, recuperando la emulsión sobrante y limpiando los utensilios en el menos tiempo posible.