El Fotolito. Ese gran desconocido

Desvelando los misterios insondables del fotolito…

El fotolito es uno de los elementos más importantes y a tener en cuenta en técnicas que requieran de procesos fotomecánicos como pueden ser la serigrafía o la offset litográficaEl fotolito no es más que una imagen opaca impresa o dibujada sobre un soporte transparente o translúcido.
El fotolito es la imagen que queremos traspasar a la matriz y por lo tanto, de ella depende la calidad de lo que vayamos a imprimir. 
Lo primero es tener en cuenta el proceso al que va destinado el fotolito. Opacidad del fotolito
El fotolito es el original que debemos poner en contacto con la superficie de la matriz que queramos realizar: pantallas de serigrafía (emulsión), plancha de offset litográfica (emulsión) o fotopolímero en caso del fotograbado. Una vez en contacto con la matriz aplicaremos luz para solarizar dichas matrices.

El fotolito debe ser suficientemente opaco como para evitar el paso de luz a través de la imagen que hemos realizado. Las demás zonas serán translúcidas para dejar pasar la luz. Un fotolito que no sea suficientemente opaco en las partes negras dificultará todo el proceso de insolado y revelado de las matrices ya que corre el riesgo de filtrar luz en zonas no deseadas. A su vez, un fotolito que esté resuelto en un soporte poco translúcido dejará pasar poca luz en las zonas donde debiera pasar.

Los fotolitos pueden ser resueltos de muy diversas maneras. Los fotolitos más óptimos, de mejor resultado y más precisos son los conocidos como fotolitos de filmación (nombrados comúnmente como fotolitos profesionales). Antiguamente eran revelados sobre película fotográfica transparente de alto contraste. Su uso fue muy extenso en imprentas y en la industria gráfica. El proceso de producción de estos fotolitos y la maquinaria para ello ha ido variando con el tiempo. Poco a poco en la industria el uso de los fotolitos ha sido substituido por otros procesos y ello hace que conseguir este tipo de fotolitos sea escaso y costoso. En Vostok Printing Shop ofrecemos un nuevo servicio de impresión de fotolitos de calidad profesional.

Maneras de realizar un fotolito
Pese a ello, hay muchas maneras de conseguir buenos resultados sin necesidad de realizar una filmación profesional. La primera de ellas sería trabajando la imagen sobre un soporte translúcido (acetato, poliéster) con todos aquellos materiales que puedan impedir el paso de la luz: tintas, rotuladores inactínicos, máscaras de recorte y todo un sinfín de técnicas que se nos ocurran.
Otra manera sería imprimiendo la imagen deseada sobre algún tipo de soporte adecuado dependiendo de la máquina como, por ejemplo, el poliéster mate para impresoras láser. Lo único que debemos conseguir es una impresión muy opaca y que restrinja el paso de la luz. En este caso hay que tener muy en cuenta que la resolución del fotolito condicionará directamente el resultado de nuestra matriz.

Adecuar el fotolito a la técnica
Cada técnica requiere un tipo de imagen diferente dependiendo del resultado deseado. En serigrafía, por ejemplo debemos trabajar fotolitos teniendo en cuenta que la zona opaca es la que se trasformará en nuestra imagen a estampar. Las zonas translúcidas serán las zonas de fondo o de reserva. Lo mismo sucederá con las planchas de offset.
En fotograbado dependerá del uso que queramos darle a la plancha. Las zonas translúcidas serán las que equivaldrán a la parte de polímero que quedará en superficie y  las zonas opacas serán las que realizarán hueco en la plancha.

Fotolitos pluma y fotolitos tramados
Cuando trabajamos los fotolitos básicamente podemos hablar de dos tipos de fotolitos: fotolitos pluma y fotolitos tramados. Los pluma equivalen a imágenes de contrate absoluto, de masas completamente opacas. Las tramas son las que nos permiten reproducir imágenes que contengan escala de grises.

Las tramas equivalen a pequeños puntos opacos que dependiendo del tamaño y la distancia entre ellas producen gradaciones de gris. Las tramas son totalmente necesarias para trabajos de cuatricromía, interviniendo también el ángulo de cada una de las tramas.

El soporte
Siempre hemos de tener en cuenta el tipo de soporte que estamparemos para realizar así una imagen y un fotolito que se adecue a ello. Líneas muy finas en serigrafía, por ejemplo, darán problemas para estampar sobre textil. Por el contrario, si queremos imprimir papel podemos realizar imágenes con más detalle y definición. Las tramas que podemos aplicar en serigrafía vienen directamente relacionadas con la hilatura de la pantalla. Es decir, la cantidad de hilos de una pantalla de serigrafía nos obligará a trabajar con fotolitos con un punto de trama más pequeño o más grande. Cuantos más hilos, más pequeño puede ser el punto de la trama y a la vista, por lo tanto, ofrece más detalle. Si la trama no es la adecuada para la hilatura, nuestra imagen quedará reinterpretada y perderemos definición.

Las planchas de offset y los fotopolímeros para fotograbado o flexografía permiten imágenes con mucha más definición, líneas y puntos de trama mucho más pequeños.